Los mejores momentos de los JJOO de Rio 2016

Los mejores momentos de los JJOO de Rio 2016

  1. Hasta siempre, Michael.

Nadie reparó en aquel adolescente con cara de pillo que se presentó con timidez y sin apenas hacer ruido en los JJOO de Sidney 2000. Entonces tenía 15 años y pasó de puntillas por unos Juegos que dominó con puño de hierro el ídolo local Ian Thorpe.

Michael Phelps ya nunca más sería anónimo y en Atenas 2004 empezó a cimentar una leyenda cuyas dimensiones nadie podría adivinar. Con 6 oros y dos bronces arrancaba su brazada hacia el escalón más alto de la historia del deporte mundial. En 2008, la confirmación, por si había dudas: 8 oros para superar el record de Mark Spitz. Entre 2008 y 2012, llegaron algunos problemas de adicciones a la marihuana y el alcohol y el inicio de un viaje a los infiernos que casi nos priva del mejor nadador de siempre. Volvió en Londres anunciando que serían sus últimos juegos. La cosecha: 4 oros y dos platas y un adiós que parecía definitivo.

En 2014 le ingresaron en un centro de desintoxicación y prometió redimirse en Río. “Soy lo que ven”. Dijo después de su última carrera, que abandonó entre lágrimas con 5 oros y una plata.

En total: 23 oros y 28 medallas. En el medallero histórico, por si solo sería una potencia.

Simplemente el deportista más grande de la historia.

michael phelps rio 2016 witl

  1. Wayde Van Nieker, recuerden mi nombre:

Hay marcas que parecen inalcanzables hasta que un superdotado aparece en escena cuando nadie podía esperarlo. Es lo que ocurrió en la pista de atletismo de Río hace dos días, cuando un sudafricano semidesconocido pulverizó el récord de la mítica prueba de 400 metros. En los mundiales de Sevilla de 1999 el gran Michael Johnson dejó el crono en 43,18. Van Nieker, que corría por la siempre difícil calle ocho, lo pulverizó dejando la marca en 43, 03. Una absoluta locura que dejó boquiabierto al mismísimo Bolt.

wayde van rio 2016 witl

  1. Usain Bolt lo vuelve a hacer.

Unos Juegos no parecen completos hasta que no entra en escena uno de los tipos más carismáticos del mundo, el jamaicano Usain Bolt. No contento con sus 6 oros entre Pekín y Londres (en 100, 200 y 4X100), Bolt ha venido a Río a “ser inmortal”. Y lo que se propone lo consigue. Precedido por su habitual show, se plantó en la final del 100 con la seguridad de quien sabe que su único rival es el mismo. Los demás competidores, algunos fabulosos, no pueden hacer otra cosa que resignarse.

Con el pistoletazo de salida ocurrió lo habitual. Salió mal, le costó erguirse y coger ritmo mientras Gatlin parecía volar. Un espejismo, a partir de los 50 metros, puso el turbo y la carrera no tuvo historia: 9.80 para Bolt. Sin despeinarse.

usain bolt rio 2016 witl

  1. El oro de Mireia

Julia Luna y Javier Soriano, los comentaristas de TVE en la piscina de Río, gritaban descosidos cuando Mireia se dejaba el alma en el último largo de un 200 mariposas que terminaría siendo historia del deporte español cuando Belmonte tocó la pared primera. Oro. Por fin lo tenía. Ojos brillantes y sonrisa de incredulidad en la nadadora de Badalona. En España, todos emocionados con su emoción. Y una certeza de la que  no hay ninguna duda: Mireia Belmonte es la mejor deportista de la historia olímpica de nuestro país. Casi nada. El oro inolvidable culminó el sueño de una vida de talento y sacrificio. Orgullo inmortal de un país.

mireia belmonte oro rio 2016 witl

  1. Fenómeno Biles

Los pronósticos y las apuestas, esta vez, no mentían. Simone Biles, la gimnasta norteamericana, estaba llamada a ser una de las sensaciones de Río y la presión no pudo con ella. Fuerte, ágil y grácil, la menuda deportista asombró al mundo con su repertorio de ejercicios, su versatilidad y su espectáculo continuo, siempre acompañado por una sonrisa que parece imborrable. 4 oros era el objetivo, pero terminó cosechando 3 y un bronce. No es mal bagaje para una joven de 19 años que parece llamada a tomar el testigo de la gran Nadia Comaneci. Tal es la superioridad y grandeza de Simone que hay una pirueta de suelo que lleva su nombre porque solo ella es capaz de hacerla.

Simone biles WITL Rio 2016

  1. Nadal y López, amistad de oro

La final de dobles se puso peliaguda en el definitivo tercer parcial, cuando los rumanos tomaron la iniciativa en el juego y en el marcador y los españoles, groguis, parecían a punto de claudicar y conformarse con una plata de mucho mérito. Pero Rafa no conoce el término rendición y tiró del carro para empujar a Marc López, su amigo desde la infancia, a completar un final de partido excepcional. Las lágrimas de los españoles cuando el smash de un rumano se fue fuera reflejan la magnitud de lo logrado. Rafa, que llego renqueante a Río por culpa de una lesión, no pudo lograr presea en dobles después de caer frente a Del Potro y Nishikori en los duelos apotéosicos que no hicieron justicia al héroe manacorí.

marc lopez rafa nadal rio 2016 witl

  1. Ledecky, de otro mundo

Hay fotos de nuestra infancia que dejan entrever lo que uno puede llegar a ser. Katie Ledecky, un animal acuático como ha habido pocos en la historia, tiene dos instantáneas que parecen premonitorias. Una, con apenas tres años, cogida en brazos por Michael Jordan y otra, con 12, al lado de Michael Phelps. Ledecky es un abuso para el resto de nadadoras. Es literalmente inalcanzable. Los expertos dicen que su fisonomía hace que casi flote en el agua. Nacida en una familia de clase alta, compite por el simple placer de ser la mejor, sin rendir cuentas a nadie más que a sí  misma. Es plusmarquista en 400, 800 y 1500 y ya arrasó con 15 años en los juegos de Londres.

katie ledecky rio 2016 rio

  1. Maialen, una mama de oro

El bronce en Londres supo bien, sí, pero en el fondo nunca le llenó. Por eso la vasca se preparó a conciencia durante cuatro años en los que tuvo tiempo para tener una hija, nacida en 2012. En las aguas bravas de Río, Maialen salió como una exhalación en la final, fluyendo con la canoa, deslizándose por entre los rápidos como si conociese cada piedra y puerta del recorrido. Y así, palada a palada, marcó un tiempo imposible para sus competidoras. “Sí, joder, sí”, gritaba golpeando el remo contra el agua, sabedora de que el oro, a falta de dos participantes para salir, no se iba a escapar.

maialen rio 2016 witl

Por | 2016-08-16T16:58:59+00:00 16/08/2016|0 Comentarios

Deja un comentario