Reforzar tu cuerpo con Omega-3 y proteger tu piel del sol, dos consejos que no puedes olvidar a la hora de hacer deporte

Reforzar tu cuerpo con Omega-3 y proteger tu piel del sol, dos consejos que no puedes olvidar a la hora de hacer deporte

Practicar deporte es una filosofía y una forma de entender la vida. Cada paso, cada mejora en la propia marca personal, es un reto y una victoria. Pero lo que no podemos olvidar es que debemos hacerlo con responsabilidad. Todos sabemos que una buena nutrición e hidratación es fundamental; si no hay gasolina la máquina no funciona. Pero, ¿hemos pensado alguna vez cómo podemos preparar nuestro organismo de forma natural para realizar un esfuerzo físico?

Los ácidos grasos omega-3 son de gran ayuda para los deportistas, tanto por los beneficios en el rendimiento como en la recuperación atlética. Existen dos tipos: los de cadena corta y los de cadena larga siendo, en este último caso, el EPA y el DHA los más importantes. El EPA tiene propiedades antinflamatorias, reduce el dolor muscular, mejora el rendimiento y disminuye el tiempo de recuperación de las lesiones. El DHA no se queda a la zaga ya que ayuda a lograr una mayor concentración y actúa de forma beneficiosa sobre el estado de ánimo. Además, los omegas tienen reconocidos efectos en el sistema cardiovascular, neurológico y respiratorio; actuando favorablemente sobre el metabolismo y teniendo propiedades anabólicas en el tejido muscular.

Los ácidos Omega-3 se consiguen a través de la dieta con suplementos alimenticios. Para la obtención de sus efectos beneficiosos es necesario que éstos estén presentes en calidad y cantidad suficiente, por lo que, cuanta mayor concentración de omega-3 tengan en cada cápsula, mejor. Actualmente, los productos estándar de aceite de pescado contienen un 30% de omega3, mientras que los Premium, como Om3gafort Sport, tienen altas concentraciones que alcanzan el 85%. Los efectos beneficiosos se empiezan a percibir con el consumo de dosis superiores a 1gr diario de omega-3.

En cuanto a nuestra piel, la práctica de deporte al aire libre comporta largos periodos de exposición solar. Por tanto, es fundamental utilizar un protector de amplio espectro que proteja de las radiaciones UVA Y UVB, además de aplicarlo por lo menos media hora antes de salir a entrenar. Para el cuerpo es recomendable utilizar como medida los dos dedos de la mano y extenderlo abundantemente. Aunque las horas del mediodía son las peligrosas, no se puede olvidar la protección también por la mañana y la tarde.

IMG_9003

El sol es beneficioso para la salud pero un exceso de radiación solar puede resultar perjudicial para la piel produciendo eritemas, manchas, arrugas, envejecimiento prematuro y trastornos cutáneos que favorezcan la aparición de cáncer de piel. Por este motivo, cuando se practica deporte es indispensable protegerse del sol con gorra/visera, camiseta, gafas de sol y un protector solar adaptado al fototipo de piel y al grado de insolación. Y además no podemos olvidar que a nivel de rendimiento, durante un esfuerzo prolongado, si no nos hemos protegido correctamente nos podríamos quemar y eso supondría una deshidratación considerable. Entonces podría ser ya tarde para evitar la temida pájara.

Existen en el mercado fotoprotectores específicos para la práctica de deporte, como Protextrem Sport, con una fórmula ultraligera que permite la absorción instantánea y protege eficazmente las pieles que transpiran, ya que es resistente al agua y al sudor.

 

FullSizeRender

Por | 2017-06-26T12:32:26+00:00 26/06/2017|0 Comentarios

Deja un comentario