Fernando M. L.

Sevilla
WTL MEMBER

"Te vas dando cuenta que sentirte desgraciado no ayuda, que un "buenos días" si ayuda, que contestar con una sonrisa si ayuda."

Ya va para cuatro años que el espíritu WHERE IS THE LIMIT? se introdujo en mi mente y en mi vida, ya va para cuatro años que superé una enfermedad que me hizo temblar hasta el punto de pensar que todo se terminaba.

Nunca se me olvidará ese principio de verano del 2007 que estando de vacaciones encontré en una parte de mi cuerpo algo extraño, un pequeño bultito que me hizo sospechar de que eso no tenía pinta de ser bueno. Me puse en manos de los especialistas, primero uno que me miraba y cada segundo que pasaba su gesto de preocupación aumentaba, automáticamente me mandó a otro especialista para confirmar con unas pruebas la mala noticia, nunca olvidaré los suspiros de preocupación de ese doctor al hacerme las pruebas.

Con la pruebas encima de la mesa del doctor se confirmó la noticia... Fernando, tienes cáncer.

Recuerdo de ese momento que la pregunta de -¿Por qué a mi?, no paraba de repetirse en mi mente, -¿Por qué yo?, Yo me cuido, hago deporte, no fumo, odio el tabaco, me encanta la vida...pero ¿Por qué a mi?

Ese mismo día que se lo tuve que contar a mis padres, entrar en casa con tu chica, sentar a tus padres en el sofá y que ellos esperen... - vais a ser abuelos!!, o - nos casamos!! Creo que eso es lo único que se les podía pasar en ese momento por la cabeza, pero que escuchen de la boca de un hijo...tengo cáncer, creo que tiene que ser muy duro para unos padres.

En ese momento me di cuenta de verdad de lo que estaba pasando, me di cuenta de que me estaba viniendo abajo, y que con mi actitud me estaba llevado por delante a mi gente, a los que más quiero! Por eso con un golpe seco en la mesa dije - si yo no lloro que soy el que está malo, aquí no llora ni Dios!

Desde ese momento empezó mi, AQUÍ NO ESTÁ MI LÍMITE, NO AQUÍ NO! Te vas dando cuenta de que estar con la cabeza abajo no te ayuda, que sentirte un desgraciado no te ayuda, que contestar un "buenos días" si te ayuda, que contestar con una sonrisa si te ayuda.

En poco tiempo tras unas intervenciones quirúrgicas empecé con la temida quimioterapia, malestar general, nauseas, caída del pelo y todo lo que conlleva, quizás me vine un poco abajo, la paliza física y mental era fuerte, pero sin duda me pasó algo en uno de esos días que nunca se me olvidará, una noche cenando con Raquel, mi chica, nos cruzamos con una madre y su hija en carrito, desgraciadamente la pequeña tenia como una especie de tetraplejia o algo similar y nunca se me olvidará como se agacho esa mujer para hacerle unas caricias y la pequeña le devolvía sonrisas... son eso momentos son los que te da por pensar, - ¿Y yo me voy a quejar de lo mío sabiendo lo que hay por ahí que es mucho peor? Viendo las ganas de vivir que tiene la gente, yo voy a ser como ellos, voy a ser fuerte.

Tras unos meses de tratamiento, una recaída y otro tataranieto tengo que decir que superé la enfermedad, que actualmente me encuentro totalmente sano, que observo la vida de forma diferente, que cada gesto, logro o hazaña que consigo la valoro como el máximo premio, recordando por lo que he pasado, yo he llegado a temblar de tal manera que no era capaz de abrir una simple carta para ver como habían ido los resultados de la revisión, por eso las ganas de vivir y conseguir mis objetivos han aumentado inmensamente.

Pienso que WHERE IS THE LIMIT? es más que un simple logo que un día un broker tatuado y mejor persona puso de moda, pienso que es una linda filosofía de vida, una filosofía que te ayuda a no ponerte límites en lo que te propongas, que sabes que si TU QUIERES, TU PUEDES, no hay nada que pueda ayudarte si tu mente no está contigo, creo que lo fundamental en esta vida es creer en uno mismo. CREE EN TI.

Para los que tengáis problemillas parecido a los mismo solo os digo una cosa que me dijeron a mi el primer día que entré en el "hospital de día" para mi tratamiento... - Lo que te ha pasado es una prueba, solo a los más fuertes os ponen esta prueba, tú puedes.

Quiero despedir este trocito de mi vida dándole las gracias a Raquel, mi chica, a ella le debo un mundo, ella se ha portado como una diosa y lo ha dado todo por mi, y a mi familia, por saber llevar este palo junto a mi y estar fuertes en todo momento. A ellos GRACIAS.

Un saludo y fuerzas compañeros.

Fernando M. L.